Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Romper los malos hábitos que no permiten crecer

El romper los malos hábitos puede ser todo un reto. Los mismos vienen directamente de cualquier adicción y que no todo el tiempo se reflejan en algo grave. Existen casos que por muy sencillo que parezcan, involuntariamente nos lleva al camino de la poca productividad. En general, nos impide crecer en el ámbito que manejemos. Cosas simples que nos “atrasa” literalmente de las tareas que tenemos pendientes. Por ejemplo, las situaciones donde nos frustramos de manera exagerada en el instante que no se cumple la tarea como se quisiera o actos tan simples como mordernos las uñas al entrar en un momento de ansiedad y estrés.

También te recomendamos leer:  ¡Mejora tu productividad en el trabajo siguiendo este consejo!

Pero para este tipo de problema hay solución y ahora te hablaremos de ellos a continuación.

Cómo romper los malos hábitos que no permiten crecer

romper los malos hábitos

Imagina el peor escenario posible

O sea, debes ponerte en un contexto donde la situación te podría llevar al mal hábito. Con esto se pretende disociar ese sentir placentero rápidamente que logra percibir el mal hábito como un elemento relajante. Es decir, intentar relacionarlo con el malestar que el cerebro intenta evitar. Finalmente, el mal hábito que consideramos agradable dejará de serlo. Poco a poco notarás que ese mal hábito ya no estará.

Deshacerse del patrón cerebral de una forma decisiva

El patrón cerebral estaría comportándose todo el tiempo del mismo modo frente a un decisivo punto que desencadena toda emoción. Es decir, entrar en un estado de negación o frustración y que varios cojan la conducta acorde a la situación. Esto se ve reflejado en actos cotidianos como el comer y beber haciéndolo de una manera poco saludable y brusca. Para salir de este problema, es bueno buscar alguna actividad que se refleje en lo físico para así, remplazar el mal cerebral. Tomar una ducha fría sería una buena opción, como también la de hacer ejercicio.

Sustituye esos pensares por algo que te de placer

Si deseas romper los malos hábitos, con deshacerse del patrón cerebral no te alcanzará. Por ende, lo siguiente a hacer es sustituirlo por algo que sea realmente positivo o se relacione con la costumbre. Un ejemplo de ello es: Si decides ir a correr para deshacerse de la tensión, lo mejor sería que en vez de hacerlo como es habitual, acabes por pensar en cosas que te agradan y sustituyan el mal.

Romper los malos hábitos nunca es sencillo, pero, si lo logras, la armonía estará de tu lado. Tu productividad crecerá y tarde o temprano alcanzarás el éxito anhelado. .

A continuación te recomendamos algunos de los cursos gratuitos con opción a diploma que puedes realizar en UniMOOC



CLOSE
CLOSE