Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Reducir el peligro al comenzar un negocio

Comenzar un negocio puede ser bastante peligroso si no se conoce todo el ámbito al pie de la letra. Solo existe una forma para batallar con el peligro de comenzar un negocio y es hacerlo bien. No es que debas pasar toda tu juventud buscando la manera de qué pudiese pasar a futuro si no se trata como debe.

También te recomendamos leer: Cómo hacer el análisis para el mercado

No obstante, es bueno conocer qué tipo de peligros acechan al instante de comenzar un negocio. En conclusión, hay que hacerse las incógnitas siguientes para poder hallar solución. ¿Puede ir algo mal? ¿Qué es lo peor que le puede pasar a mi negocio? ¿Qué puede ser lo peor que me pase como un emprendedor?

Reducir el peligro al comenzar un negocio

comenzar un negocio

James McGrath, es un profesional en cuanto a la gestión empresarial y escritor del bestseller El pequeño libro de las grandes preguntas del managementÉl ha afirmado que “cualquier tipo de plan debe tener vínculo con el futuro y, por ende, peligros inminentes. Esto es porque se trata el tema con dudas”. McGrath ha propuesto 5 fórmulas sencillas para abordar el peligro al comenzar un negocio.

1. Mover el peligro existente

“Llevar el peligro desde la organización a los profesionales externos”, dice.

2. Aplazar todo peligro

“Hacer un ajuste en el orden de cómo se realizarán las tareas que se tienen previstas”, señala.

3. Minimizar el peligro

“Hay que disminuir la probabilidad de que el peligro se dé. Por ejemplo, en el momento que conoces que el negocio tendrá un cuello de botella y requiere incrementar el número de personal en el proyecto (el cual no es obligatorio contratar), se puede subcontratar y pasar el peligro a ellos”, dice.

4. Deshacerse del peligro

“En caso de tratarse de un peligro que se pueda evitar, perfecto. Si se conoce que alguna tecnología lleva el peligro y se puede remplazar por otra, háganlo”, manifiesta.

5. Aceptar el peligro

“Hay momentos en que no existe otra alternativa más que aceptar el peligro que conlleva comenzar un negocio. Aparte de aceptar el peligro, hay que tener un plan para amortiguar los posibles daños”, termina.

Lo importante es lanzarse a la piscina y ver las distintas perspectivas para así llegar a una posible solución. El peligro al comenzar un negocio siempre estará presente por más que se busque evitar.



CLOSE
CLOSE