Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Reconocer las malas decisiones empresariales

Tal vez duela, pero cuando uno admite las malas decisiones empresariales, se evoluciona de cierta forma. Posiblemente has contratado a una persona que no debiste, o elegiste el trabajo que no se acopla bien contigo o tal vez, lanzaste una línea de productos el cual nadie desea adquirir. Por naturaleza, el hombre debe ser optimista y pretender mirar al éxito que está allí mismo, esperando.

También te recomendamos leer: Trabajar en casa implica tener la mejor habitación

Claro que con el pasar el tiempo los desafíos se van incrementando y es posible que empecemos a dudar de nosotros mismos. Sin embargo, pese de que puede ser agotador, el admitir las malas decisiones empresariales puede mejorar tu espacio. A continuación, te dejo unos tips de lo que debes hacer cuando empiezas a darte cuenta de tus propias malas decisiones.

Qué hacer cuando estamos frente a malas decisiones empresariales

Reconocer las malas decisiones empresariales

  • Reconocerlo

Las personas suelen ser susceptibles a toda mentira en cuanto al precio que no puede recuperarse. Esto logra condicionar el escenario y, finalmente, acabar con algo donde ya se invirtió tiempo, mucho capital y dedicación. A raíz de ello, muchas personas conservan sus relaciones de forma poco amigable. Por ende, es bueno ir aceptando la pérdida en el ahora, en vez de ir llevándola hasta que acabe por perjudicar otros recursos.

  • Darse cuenta de la respuesta

Tal vez se contrató a la persona menos apta para el puesto. Pero, si tiene la personalidad idónea y busca aprender, tal vez sea la mejor decisión. Asimismo, si un trabajador entra a la empresa y no cumple con las expectativas, en solo un mes ya debería estar tomando la decisión de no seguir perdiendo tiempo y colocar otra opción. De igual manera, es fundamental poseer la visión idónea de cómo solucionar la mala decisión empresarial.

  • Busca compartir el conocimiento

Posiblemente se trate de lo más complicado porque pide pelear constantemente con el orgullo. Toda reacción en este sentido es normal y lo que hay que tratar de hacer es ir deshaciéndose de las decisiones incorrectas. Existe un claro poder al momento de afrontar toda responsabilidad. Por eso, admitir la falla y compartirla da la posibilidad de recibir respeto por parte de los demás.



CLOSE
CLOSE