Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Perder el trabajo luego de tantos años de servicios prestados

Es normal que para las personas el perder el trabajo significaría estar en una situación incómoda. Si paralelamente esto pasa cuando sobrepasamos los 40 años, esto podría convertirse en tragedia. Y como muchos sabrán, conseguir un trabajo en una edad tan avanzada es todo un reto.

También te recomendamos leer: Razones para tener un blog en la empresa

Las adversidades que se deben asumir cuando se pasan los 40 años para tener un nuevo cargo simplemente sucumbirían a cualquiera. Además, se tiene el compromiso familiar, menos capacidad de manejar los horarios, la exigencia de un sueldo más elevado a comparado de los jóvenes que sólo se centran en mejorar el currículo, etc.

Perder el trabajo cuando se es mayor

perder el trabajo

Podría decirse que se está parado en un escenario increíble a nivel profesional. Un contexto donde tienen la suficiente experiencia para comerse el mundo entero; batallar contra la presión y los picos de trabajo. Igualmente, dentro del campo tienen la experiencia necesaria para ser determinantes desde la primera vez.

Saben exactamente como es la manipulación frente a un contexto conflictivo, que llegan a nacer para que el trabajo transcurra en un ambiente tosco. Es verdad que en cualquier momento podrían sentirse incomodos si están frente a jefes más jóvenes, con diferentes perspectivas de trabajo.

El perder el trabajo hará que estas personas busquen ser autónomos. Para varios trabajadores con experiencia, se presenta una clara libertad para ejecutar una labor como ellos quieren. No existiría una persona que les asigne algún tipo de técnica o modelo que no apoyen.

El conseguir capitalizar desde cero y empezar a crear un negocio es, quizás, la habilidad de unos pocos. Asimismo, normalmente lo asocian a la creencia de que tendrán que trabajar más horas, pero, tendrán un mejor beneficio personal.

En paralelo a lo mencionado, ser un gran trabajador, no significa que se logre controlar los contextos presentados al ser un autónomo. De todas formas, perder el trabajo no es el fin del mundo. Quizás, fue lo mejor que pudo haber pasado.



CLOSE
CLOSE