Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Montar negocio con un amigo no es rentable

¿Montar negocio con un amigo es rentable o no? Hoy estudiaremos este caso. Si se emprende con otro, esto abre posibilidad a un montón de día, no por nada dicen que “dos cabezas piensan mejor que una”.

Es lógico pensar que entre dos personas se vayan complementando las ideas y buscar así otras perspectivas. Tampoco hay que dejar de lado aspectos esenciales como el apoyo en los gastos por parte de ese amigo. También tenemos el hecho de que las responsabilidades se comparten. Pero entonces, ¿Cual es el problema de todo esto?

Montar negocio con un amigo no es rentable según estudios

Montar negocio

Noam Wasserman es investigador de Hardvard Business School, él se encargó de plasmar en su libro ‘Los dilemas del fundador‘ que un 40% de las startups posee miembros fundadores que son amigos. Asimismo, señala los puntos buenos y malos del asunto. Por un extremo y según dice el investigador, cuando se incluye a un amigo al negocio, la posibilidad de fracasar crece un 28.6%.

El investigador ha asegurado en su libro que toda amistad logra disminuir y omitir cualquier inconveniente en el negocio para cuidar el compañerismo. Sin embargo, por otra parte, se dijo que los grupos de emprendedores más fuertes se conformaban por viejos compañeros de jornada laboral. Este dato terminaría desechando el porcentaje de fracasar.

¿En que parte está el secreto?

El exponente ha planteado cuatro interrogantes a equipos que se conformen por amigos:

  1. ¿Se comparten los mismos valores? La meta es igual a la tuya. Se debe compartir la visión del trabajo, como también, los puntos que deseas conseguir y el nivel de dificultad y sacrificio que quieren invertir.
  2. ¿Qué fortalezas y debilidades existen? Saber que tus puntos fuertes son los débiles para tu amigo.
  3. ¿De qué forma se manejan los problemas cuando aparecen? Usualmente existirán dilemas, puntos morales, dentro de la empresa. Es bastante complicado el hacer compatible dos formas de ver la vida completamente diferente.

En referencia a la última, posiblemente sea la que más relevancia tenga según Wasserman. En el instante que el negocio está encaminado, los problemas casi nunca existen. Sin embargo, en el instante que aparecen los primeros conflictos, suele verse el desacuerdo que hay entre los “amigos”. Inclusive, el negocio puede ir de maravilla y pueden nacer los desacuerdos.

Es esa la razón que es mejor ir poco a poco y hacer un documento consensuado en el que se dé pauta de respuesta inmediata si surge un problema. Dicho documento puede ir a notario o limitarse dentro del contexto privado, es igual de válido.



CLOSE
CLOSE