Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Empatía en la mala decisión

En el instante que plantamos cara a una decisión complicada, nos estará alegrando maquinar que si se puede conseguir los datos apropiados y emplear el estudio idóneo, ya se puede tomar la decisión de forma acertada.

También te recomendamos leer: La estrategia de marketing acelerada en 3 pasos

No obstante, los inconvenientes reales son pocas veces grises. Sus instrumentos junto a los métodos, por sí misma, no brindarán la respuesta requerida. De igual modo, se necesita de la empatía como tal para conseguirla. Es por eso que quiero hablarte un poco de lo qué va y cómo afecta, en ese sentido, el entorno laboral.

La empatía en las decisiones más complicadas

decisión

El estar en el sitio de esas personas que estarían siendo perjudicadas a raíz del resultado que ocasionó la mala decisión es de relevancia. Ya sea como trabajador o cliente, nos dará la posibilidad de aumentar el campo visionario al momento de decidir. Se trata de algo imprescindible que requiere de nuestra atención.

En caso de pensar en lo que de verdad importa, si se tiene el escenario de otro sujeto, preguntando lo que ya piensa y está sintiendo en caso de ser un afectado por la decisión. Si no estamos seguros, habrá que comunicarse con cualquier persona. Una que pudiese mostrar la experiencia de una forma más directa y concisa.

En caso de que vayas tomando la decisión grupalmente, que así se hace usualmente, es bueno que varios asistentes busquen sumarse al rol del “afectado por la decisión”. Hay que intentar hallar la forma más persuasiva. De esa forma, los asistentes podrán oír por lo menos la versión de cada necesidad de esas personas. Es decir, aquellas que se vieron perjudicadas por la decisión de nosotros.

Claro que lograr esto no es tan sencillo y requiere de tiempo y preparación. A pesar de todo, no es imposible y buscar las mejores decisiones es parte de toda entidad.

 



CLOSE
CLOSE