Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Control de gastos en la empresa ¿Cómo llevarlo?

No existe entidad con éxito en el ámbito que se base en el mejoramiento del control de los recursos, es decir, el control de gastos en la empresa. Se trata de un punto que en la administración de viáticos como también en la gestión de ingesta de gasolina. Claro que el uso de la caja chica tiene también un papel que cumplir.

También te recomendamos leer: ¿El proyecto en mente es el ideal?

Se tratan de tres puntos para los gastos que suelen ser volátiles y pueden sufrir cualquier tipo de descontrol. Es decir, puede tratarse de alguna fuga tipo hormiga, la misma puede que se refleje de forma negativa en cada resultado general de un negocio.

El control de gastos en la empresa, un control, una optimización

gastos en la empresa

No obstante, hay que tener cuidado al llevar dicho control ya que podría ser complicado reconocer entre todos los gastos en la empresa –fundamentales para la tarea organizativa– y aquellos que resultan redundantes o no sirvan.

Lo que hay que intentar hallar es la mejora en el manejo de los recursos teniendo el objetivo de optimizar toda oportunidad para la competencia y desarrollo de la empresa. Lo que se debe es prevenir que algún trabajador consiga desviar todos los fondos de manera errónea. No importa por diminuta que sea la cantidad, se debe evitar.

¿Cómo llevar el control de gastos entonces?

Se trata de un control que deberás añadirlo dentro de la política de gastos para empresas. La misma deberá ser conocida por toda la entidad y tener un sistema que pueda darle un seguimiento de cerca. Siguiendo estos pasos, tendrás el control:

  1. Primero debes estudiar en qué se está gastando y cuál es el propósito de ello. Asimismo, ver en qué cantidad lo haces para que logres ver la discrepancia entre gastos justificados y aquellos que no lo son.
  2. Estudia cada función que el empleado ejerce y de esa forma, poder asignar un presupuesto idóneo en sus tareas. Deberás hacer lo mismo con cada una de las zonas de tu empresa.
  3. Hay que definir bien la política de gastos y que todo aquel que trabaje en tu empresa, la conozca. Tienen que tener claro que están autorizados a pagar, conocer el límite de todo gasto y su tipo de documento de comprobación.
  4. Hay que añadir un control automático el cual tenga un registro de cada monto asignado. Asimismo, vigilar toda acción llevados al concepto en el que se está gastando, un monitoreo de establecimiento en el que se paga y todo comprobante para la validación de archivos.
  5. Finalmente, utiliza toda capacidad de un instrumento tecnológico para crear el reporte necesario. El mismo te ayudará a darle seguimiento a cada gasto hecho y lograr modificarlo en el momento que se requiera.

De esa forma, el control de gastos en la empresa ya podrás llevarlo mucho mejor y gestionarla apropiadamente.



CLOSE
CLOSE