Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

Conocer y analizar a la competencia

Para nadie es un secreto que se debe conocer y analizar a la competencia porque ayudará en gran medida a obtener ventajas. Con estas medidas podremos adelantarnos más a ella y así, realizar una estrategia similar o mejor. Básicamente es inspirarse o adaptarse a las tendencias que se están tomando en cuenta.

También te recomendamos leer: Las historias emprendedoras más populares

Asimismo, el posicionamiento competitivo de la marca y cualquier producto o servicio que se ofrezca es la cualidad que nuestro cliente mirará en un principio. Para estudiar a la competencia, hay que identificar y, seguidamente, fijar prioridades en la estrategia y objetivos dentro del mercado. Igualmente, ver la fuerza con la que se hace el proceso y estudiar la reacción del público en relación a nuestra marca.

Conocer y analizar a la competencia

conocer y analizar a la competencia

El competidor actual es aquel que ofrece productos parecidos o que puedan ser sustituidos a lo que tú ofreces. Es decir, enfatizará sólo en aquellos que tengan un gran porcentaje de mercado y volumen para el negocio.

Los competidores potenciales son esos que tienen a disposición productos el cual son muy parecidos a los de la empresa como tal. O por lo menos, a aquellas empresas que se han condicionado perfectamente para este tipo de fin.

Al conseguir todos estos datos hay que estudiar de forma comparativa lo que brinda y aquello que brindará. Todo esto nos dejará ver mercados potenciales y así saber de las fuerzas y debilidades.

Con ello, se consigue una gran ventana competitiva al crear un elemento concreto que concuerde con los componentes para el éxito dentro del mercado (o cualquier sector donde estés). Partiendo de aquí es que el cliente tendrá mucho que decir. Asimismo, la fortaleza o debilidad de la ventaja competitiva siempre dependerá de cuatro componentes esenciales: la aptitud, estabilidad, diferencia y defensa.

Al decirlo de otra manera, la ventana que tienes como empresa ¿alcanza para destacar de entre la competencia? ¿te diferencia de los demás? ¿lograrás mantenerla a largo plazo? Y ¿es acaso un impedimento para los competidores?

En caso de que las respuestas hayan sido negativas, tendrás que competir por costo. En caso de ser afirmativa, deberás recordar que la ventaja con la competencia no se hace constante con el tiempo, por ende, el entrenamiento se debe hacer de forma repetitiva.



CLOSE
CLOSE