Entra en el catálogo completo de Cursos de UniMOOC

¿De dónde viene la actividad comercial?

El nacimiento de la actividad comercial se ubica hace varios siglos. Se conoce en l|a actualidad como una franquicia que está estudiada desde la edad media; tiempo en el que un soberano le brindaba o daba un bien a los súbditos. Esto con el fin de ejecutar en zonas concretas del reino tareas como pescar y cazar. El permiso para aquel entonces se designaba usando el término de “fran”.

También te recomendamos leer: 3 Consejos para dominar el marketing local

En esos tiempos la Iglesia Católica brindaba a algunos señores dueños de tierras, la libertad para que hiciesen en su nombre una recaudación de diezmos. Esto les daba la posibilidad de obtener un porcentaje de lo reunido como una comisión de entonces, el resto iba directo al Papa.

Inicio de la actividad comercial y el origen de la palabra “franquicia”

actividad comercial

Mientras avanzaba el periodo medieval, se aplicaban las reglas antes mencionadas. En realidad, el primer documento reflejado sobre una concesión de franquicia data del año de 1232 porque fue fechado. El mismo se entregó en la localidad francesa de Chambey.

Cuando la Edad Moderna llegó, se pierde la pista dele término “franquicia” en Francia, de la cual no se ha descubierto una constancia documental hasta el siglo XXI. Luego del éxito con la Revolución Francesa, la palabra termina por desaparecer y con ella, los privilegios dados a los nobles; que no fue hasta alcanzar el siglo XIX que surge el Nuevo Continente teniendo de él, una perspectiva diferente. Y en esta oportunidad, llega a Estados Unidos.

Efectivamente la penumbra de una expansión creció en la industria del Norte, consiguiendo el éxito después de la guerra civil. Ahora, se encarga de llevar a los empresarios a buscar sobre varias colaboraciones con comerciantes oriundos del Sur y Oeste. Así es como vuelve aparecer el término de franquicia. Ahora, posee una esencia que lo hacía sobresalir hasta la actualidad. O sea, la ayuda entre empresarios autónomos para obtener un fin en común.

La Real Academia Española la define como una “concesión de derechos” al momento de explicar un producto, actividad o nombre comercial dada a una compañía o varios individuos dentro de un área determinado.



CLOSE
CLOSE